El Carmen de Bolívar: riqueza en Montes de María

La bandera de Colombia se compone de tres franjas de colores: amarillo que representa el sol, la justicia y la armonía; azul que representa el cielo, los ríos y los mares; y rojo que representa el sacrificio, el amor, la fuerza y el progreso de su pueblo.

En el norte del país, en el departamento de Bolívar, hay un pueblo que refleja el simbolismo de la bandera colombiana, El Carmen de Bolívar. Un terreno que se eleva desde los 197 metros hasta aproximadamente 350 metros sobre el nivel del mar, rodeado por un sistema montañoso conocido como Montes de María o Serranía de San Jacinto. Un territorio lleno de riqueza, con la geografía perfecta para el cultivo de frutas y verduras, donde el sol brilla continuamente para alimentar a los campos que producen alimentos como el plátano, el aguacate, el ñame y el ajonjolí. Por todo esto, el pueblo ha recibido el título de "despensa agrícola del departamento de Bolívar".

La zona se caracteriza por ser una sabana subhúmeda o semiárida con estaciones secas de mediana a larga duración. En El Carmen de Bolívar hay pocas lluvias torrenciales que caen durante el año, por lo tanto, la mayoría de las veces se puede ver un paisaje decorado con un cielo despejado.

Su gente es la joya del tesoro

Caracterizada por la amabilidad caribeña de esta región colombiana, la gente de El Carmen de Bolívar es solidaria, dedicada y resistente. Aquí, sus agricultores creen en el trabajo duro y en los beneficios que éste aporta a su economía y a su sociedad. El esfuerzo y la determinación que dedican a todo el trabajo que realizan se refleja en el resultado de su arduo trabajo.

Por eso, a pesar de las adversidades, encuentran que una mejor manera de trabajar la tierra es a través de la unidad, produciendo alimentos básicos de excelente calidad. Este es el caso de las asociaciones de agricultores que han logrado establecer todo un entorno de cooperación en torno a la agricultura y han reestructurado el trabajo agrícola a partir de la colaboración, el apoyo y la cooperación.

Desafíos a los que se enfrentan los agricultores

A pesar de su arduo trabajo, a veces las dificultades, como el acceso a las carreteras, los medios de transporte o la falta de demanda, impiden que sus productos salgan al mercado, ya sea local, nacional o internacional. Estos y otros problemas a los que se enfrenta la población dificultan su trabajo y afectan a los procesos que llevan a cabo.

Desarrollo de tecnología centrada en el usuario

Nuestro equipo ha Farming Datallevado a cabo varios talleres directamente con las personas de esta zona para conocer mejor sus necesidades, la realidad de su territorio y los problemas a los que se enfrentan cada día.

El conocimiento de lo anterior nos ha permitido planificar y desarrollar estrategias tecnológicas que facilitan la adecuada comercialización de sus productos.

De esta manera, podemos ofrecer a los productores de El Carmen de Bolívar un nuevo mecanismo de venta que podría ayudar a mitigar estos problemas.

Encuentro con productores de miel en la región amazónica

¿Cómo es trabajar con abejas en la Amazonía colombiana? ¿Y cómo contribuyen las abejas a la polinización de los cultivos en nuestros sistemas alimentarios?

Pasamos un rato charlando con los productores de miel (apicultores) en Caquetá, uno de los departamentos del sur de Colombia.

Echa un vistazo a nuestro video más reciente para saber más (subtítulos en inglés disponibles):

Encuentro con productores de cacao en Florencia

Durante nuestro viaje de campo a Caquetá, visitamos a pequeños productores de cacao ('cacaoteros'). Rodeados de un exuberante ambiente verde, compartieron con nosotros cómo manejan sus fincas y describieron la importancia del cacao en sus comunidades y sus esfuerzos para restaurar los bosques en la región amazónica colombiana.

Conoce más en el siguiente clip (con subtítulos en inglés).

Caquetá: Puerta de Oro a la Amazonía Colombiana

Llegada a Caquetá

Fue un momento mágico cuando estábamos a punto de aterrizar en Florencia. Volábamos sobre los numerosos ríos del Caquetá y nuestro avión estaba muy cerca del agua, pensé por una fracción de segundo que estábamos en un hidroavión que aterrizaría en el agua. Ese no fue el caso, obviamente. Cuando salimos del avión, me golpeó una corriente de aire caliente, casi una diferencia de 15°C entre Bogotá y Florencia. ¡Sol y humedad en abundancia!

Un poco sobre Caquetá 

Caquetá es conocida como La Puerta de Oro a la Amazonía Colombiana y, singularmente, contiene parte de las montañas de los Andes (Cordillera Oriental) y acceso a la región amazónica, de ahí el término "zona de transición andino-amazónica". El extenso sistema fluvial, al cual pudimos echarle un vistazo desde el avión, es un importante recurso natural del departamento y también del país en general. Por ejemplo, los ríos se utilizan como parte del sistema de transporte fluvial.

Las diversas variedades de las plantas en Caquetá son absolutamente impresionantes. El rico suelo y los abundantes niveles de sol y lluvia hacen de este un lugar perfecto para la agricultura.

El compromiso con los agricultores locales y el descubrimiento de la diversidad de sus fincas

Al igual que en nuestros anteriores talleres en Dosquebradas, realizamos una serie de actividades con los pequeños productores locales para comprender mejor sus procesos agrícolas, sus preocupaciones y los desafíos que enfrentan en las cadenas de suministro.

Estos agricultores ofrecen una amplia gama de productos, dentro de los cuales se incluyen cacao, café, aguacate, plátano, ají, yuca y varias frutas cítricas. Además, siembran cultivos exóticos autóctonos de la región amazónica, como sacha inchi, arazá y un tipo de piña muy dulce conocida como miel de oro. (Recomiendo a nuestros lectores que prueben estas frutas si alguno visita la región).

Desafíos que enfrentan los agricultores

Desde San José de la Fragua hasta el noreste de Puerto Rico, uno de los discursos comunes de los agricultores de esta región fue que no hay suficientes compradores. También, los insuficientes puntos de recolección o centros de distribución para poder almacenar grandes volúmenes.

Paralelamente, la deforestación ha sido un problema importante, pero están trabajando arduamente para garantizar la conservación de sus áreas. Por ejemplo, un grupo de productores de miel dedican su tiempo y esfuerzo para criar abejas y conservar la flora silvestre en del ambiente. Actualmente trabajan con dos especies principales - Apis mellifera y Meliponas, siendo esta última nativa de la región.

Además de los desafíos existentes que enfrentan los agricultores, también ha habido cambios impredecibles en el clima que afectan su producción. Estos eventos climáticos impredecibles han afectado la calidad y cantidad de sus productos.

Un lugar especial en nuestros corazones

A pesar de todo esto, lo que presenciamos en Caquetá fue el valor y la resiliencia de estos maravillosos agricultores, que continuaron trabajando en sus fincas en condiciones difíciles y superaron obstáculos cuando estos se presentaron. Un cacaotero se tomó el tiempo para describirme en detalle el cuidado y el manejo constante de sus fincas. Al final, me siento verdaderamente bendecida por haber conocido a estas maravillosas personas. Las sonrisas en sus rostros y su amabilidad son contagiosas y han tocado un lugar especial en nuestros corazones.

Dosquebradas: tierra de caficultores excepcionales

En el departamento colombiano de Risaralda, el pueblo de Dosquebradas está ubicado justo al lado de su capital, Pereira. Poseedora de una increíble riqueza hidrológica, esta localidad cuenta con una increíble zona rural que la hace parte del Paisaje Cultural del Café. Sus valles y montañas están llenos de verdes e innumerables cafetales, lo que hace que la vista sea inolvidable.

Dosquebradas es un pueblo ubicado en una excelente región cafetalera. Las características ambientales de su entorno elevan las propiedades del grano allí producido y -según el Comité Departamental de Cafeteros de Risaralda- este producto tiene atributos como buen cuerpo, aroma, dulzura y acidez.

Durante el desarrollo de nuestro proyecto, tuvimos la oportunidad de viajar a este pueblo para conocer de primera mano todo lo relacionado con la cultura cafetera colombiana. Realizamos una serie de talleres que nos permitieron adentrarnos en este vasto mundo de la producción de café. Pudimos disfrutar de la belleza de sus paisajes, del delicioso café y del agradable clima.

Pero lo que realmente hizo que esta experiencia fuera única fue la oportunidad de trabajar directamente con los caficultores de Dosquebradas. Conocer sus historias de vida, escuchar sus anécdotas, reírse con ellos, comprender sus preocupaciones y miedos y, lo que es más importante, comprender la realidad y el contexto en el que llevan a cabo su vida cotidiana.

Los problemas del café

Lo que antes era un negocio rentable hoy en día es una lucha para mantener un ingreso. Los altos costos de los insumos agrícolas, que en muchos casos son esenciales para la producción de café, dificultan la aplicación de una atención de calidad y la gestión de los cultivos y, a su vez, complican la creación de un producto de mayor calidad.

Asimismo, las amenazas climáticas y las plagas agrícolas afectan a los caficultores. El clima es un factor impredecible e incontrolable y, en un pueblo con un clima tan variable como el de Dosquebradas, el cultivo del café se convierte en un reto. Por otro lado, el control de plagas del café tiene un grado de dificultad ligeramente mayor en comparación con otros cultivos, porque todo lo que se aplica a este cultivo puede afectar directamente el sabor y el aroma del café.

Entre todos los problemas que enfrentan los productores, el que más les afecta es el precio del café. Disminuye de manera impredecible y no tiene una estabilidad que beneficie a los caficultores. El pago que reciben por su producto no es suficiente para cubrir los costes de producción y, por lo tanto, no genera ningún beneficio para ellos. Desafortunadamente, el café representa una pérdida y no un beneficio.

Pero, ¿cómo se le puede dar solución a este último problema?

Se conoce muy poco sobre la realidad de los cafeteros de Dosquebradas y, en general, de los cafeteros colombianos. Estar al tanto de la lucha diaria de nuestros pequeños productores podría cambiar completamente la percepción del proceso de producción de este cultivo y dejar en claro que la representativa cultura cafetera colombiana no es ideal para su eslabón más importante: los caficultores.

Es por ello que el objetivo de nuestro proyecto es dignificar el trabajo de nuestros productores a través de nuevos mecanismos de comercialización, permitiéndoles recibir un precio justo y consistente con el trabajo que realizan día a día.

Encuentro con los caficultores de Colombia

Recientemente visitamos pequeños caficultores en Dosquebradas, Colombia. A una altitud de más de 1400 m y rodeados de un paisaje exuberante e interminables colinas en el horizonte, conversamos con los productores locales sobre lo que hacen, los desafíos que enfrentan y su opinión sobre nuestro proyecto.

Conoce más en el siguiente clip (con subtítulos en inglés).